Tarot económico fiable, tarot visas economicas. tarot económico por visa. Tarot gratis, videntes.

♥ Videncia económica ♥ Tarot barato ♥ Tarot telefónico ♥ tarot económico por visa ♥ videntes reales ♥ Tarot amor ♥ Videntes de Prestigio ♥ Amares amor ♥ tarot fíable ♥ buenas videntes ♥ videntes de nacimiento ♥ taro ♥ tarot sin gabinete ♥

viernes, 27 de febrero de 2015

¿Cómo se retira el ente convocado?



Por otra parte, observemos que tanto las crónicas parapsicológicas como protoparapsicológicas, especialmente las de la metapsíquica francesa y el espiritismo norteamericano, enseñan que en las sesiones de convocatoria de "espíritus", sean reuniones mediumnímicas o sesiones de tablero “ouija”, debe marcarse siempre un “punto de fuga”, sea en forma de un punto hecho a bolígrafo o lápiz, sea, sencillamente, la palabra “adiós” inscripta en una tarjeta.

Según esta teoría, es por ese punto –y sólo por ese punto– por el cual se retira el ente convocado. Algún lector puede oponer el argumento de que tal punto es arbitrariamente elegido por el o los operadores y, en consecuencia, difícilmente coincida con alguna alteración espacio-temporal que asuma esas características de "agujero negro mental", pero observemos que el mero hecho de que todos los asistentes acepten esa convención como "punto de fuga" hace que el mismo, ya
con definición espacial, asuma algo así como la densificación psíquica resultante de las tensiones concentradas sobre el mismo por los participantes.

Dicho de otra forma: psíquicamente hablando, pensar en un punto del espacio con la necesaria tensión, en detrimento de cualquier otro, "curvaría" mentalmente esos planos psíquicos a su alrededor.

A fin de cuentas, el Principio del Mentalismo acepta que las tensiones mentales dirigidas vectorialmente sobre un punto pueden modificar el entorno del mismo.
Algo similar ocurre cuando en ciertos rituales ocultistas, dicho punto es marcado con un cuchillo de plata: las enseñanzas esotéricas –Eliphas Levi dixit– señalan que toda punta metálica impide la condensación de “luz astral” y, en tal plano sutil de
materialización, la función inversa del mismo también se comportaría como un punto de fuga.

Finalmente, y recordando que en numerosas ocasiones hemos insistido en considerar
tales rituales a la luz de aproximaciones racionales, científicas, sí, pero lo suficientemente audaces para reverlas al cristal de las modernas teorías físicas, vale advertir que el empleo de velas negras expresa, simbólicamente, lo que la misma significa para el operador: el punto de condensación de lo thanático (negativo) inmanente al ambiente, el punto por el cual "escapan" las vibraciones perjudiciales presentes en el lugar.

De hecho es, por definición, otro "punto de fuga". Así como el color negro es en realidad la suma de todos los colores o, para decirlo más correctamente, la superposición de las frecuencias que conforman, en el espectro luminoso, todos los colores, energéticamente un objeto negro tenderá a atraer hacia sí todo tipo de componente negativa energética y, de hecho, un "paquete de memoria thanático" lo es.

Si a ello sumamos que la vela expresa simbólicamente la idea de punto focal, la densificación psíquica proyectada por el o los operadores incrementa el significante del mismo.

Para terminar, permítaseme señalar que estudiando los aspectos más preocupantes de los errores cometidos en prácticas esotéricas o parapsicológicas, figura como causal significativo la no estipulación de "puntos de fuga"; esto condice con nuestra impresión generalizada de que peor que hacer mal una experiencia (cuyas consecuencias sólo pueden implicar la pérdida de tiempo o la desilusión por los esfuerzos malgastados) es hacerlos bien, pero incompletos: muchas veces se "abren" puertas dejando pasar ciertas "cosas", y luego no se sabe cómo cerrarlas.


De allí que recomendemos muy especialmente establecerlos, preferentemente de común y previo acuerdo, para que actúen algo así como cloacas espirituales que eliminen el riesgo de remanencias nefastas, teniendo en todo momento la tranquilidad de saber que estamos procediendo, por anacrónico que resulte, con criterio científico; la exposición metodológica y crítica del Principio de Correspondencia y de la Ley del Mentalismo abonan lógicamente la presunción de que tal técnica (la de valernos de "puntos de fuga" marcados gráficamente, con velas, preferentemente con puntas metálicas o meramente mentales), aunque parezca rondar los límites de la imaginación desbocada, en realidad es apenas un esbozo de un nuevo orden en un criterio secuencial de razonamientos que no es fácilmente desarticulable y sí, por el contrario, caracterizará axiomáticamente en el futuro a nuestra disciplina.