Tarot económico fiable, tarot visas economicas. tarot económico por visa. Tarot gratis, videntes.

♥ Videncia económica ♥ Tarot barato ♥ Tarot telefónico ♥ tarot económico por visa ♥ videntes reales ♥ Tarot amor ♥ Videntes de Prestigio ♥ Amares amor ♥ tarot fíable ♥ buenas videntes ♥ videntes de nacimiento ♥ taro ♥ tarot sin gabinete ♥

miércoles, 11 de noviembre de 2015

EL SIGNO SALIENTE Y LAS DOCE CASAS ASTROLOGICAS I PARTE





EL SIGNO SALIENTE Y LAS DOCE CASAS ASTROLOGICAS I PARTE
Para demostrar el modo de levantar un horóscopo, efectuaremos la prueba
con cuatro mapas natales de cuatro personas nacidas en Chicago el día 2 de
agosto del año 1909, a las 2:15 A. M., 8:15 A. M., 2:15 P. M., y 8:15 P.M., hasta
dejar colocados en ellos los signos encima de las cúspides de las casas. Como
hemos ya dicho, las cúspides son las líneas divisorias entre las diferentes casas.
Primeramente debemos ver la situación de la ciudad de Chicago y valiéndonos
de libros al efecto, o bien de mapas, podemos ver que se halla situada a los
42° lat itud Norte y 88° longitud Oeste de Greenwich.
Nuestro primer cuidado debe ser el de encontrar como hemos dicho, la
Hora Local Exacta del Nacimiento.
Para ello en primer lugar tendremos en cuenta la regla establecida (en la
pág. 16), la que dice: A la Hora Patrón más cercana se añaden 4 minutos por cada
grado al Este, separado de la línea central del meridiano. Si la situación del punto
del nacimiento es al Oeste del punto medio de la zona entonces se restan los 4
minutos por cada grado de separación de la línea central de la zona. (Adviértase
que nos estamos refiriendo a las 5 zonas de Norteamérica.)
La Hora Patrón es la de la Zona Central, que tiene su punto medio por el
meridiano 90º. Como que Chicago está en los 88° de longitu d Oeste, se halla dos
grados al Este del meridiano 90°, por lo cual debemos sumar dos veces 4, o bien 8
minutos a la hora marcada en el reloj, y entonces tendremos que la verdadera
Hora Local es las 2:23 de la mañana, o sea, 2:15 más 0:08, igual 2:23, en el caso
del primer horóscopo en el que la hora del nacimiento ocurrió cuando en el reloj
marcaban las 2:15 A. M. del día 2 de agosto. Esta Hora Local verdadera del nacimiento
es la que usaremos en todos los cálculos del horóscopo que nos ocupa.
Nótese, sin embargo, que esta corrección de Hora Patrón en Hora Local, es solo
aplicable a los Estados Unidos de Norteamérica, y desde el día 18 de noviembre
de 1883, en que esta subdivisión se adoptó 1.
Ahora procede encontrar la Hora Sideral (abreviada H. S.) en el lugar del
nacimiento a la hora que esta aconteció. Como punto de partida de nuestro cálculo
debemos conocer la Hora Sideral de Greenwich a las 12 del día en cuestión, la
cual encontraremos en los libritos astrológicos llamados "Efemérides" que varían
todos los años, por lo cual es necesario la adquisición de tales Efemérides anualmente,
para lo cual hay que aplicar estas reglas:
1 Algunos países extranjeros han adoptado hora normal propia, pero eso deberá averiguarse en
cada caso buscando información en el país respectivo.
A la hora sideral de Greenwich al mediodía anterior al del nacimiento, que
se da en las Efemérides, añadir:
1ª 10 segundos de corrección por cada 15 grados de longitud del sitio del
nacimiento, cuando este lugar se halla al Oeste de Greenwich. (Si se hallase al
Este, sería restar en vez de sumar.)
2ª Sumar el intervalo de tiempo entre el mediodía previo y la hora en que
ocurrió el nacimiento.
3ª Sumar 10 segundos de corrección por cada hora de tal intervalo.
Siguiendo las reglas que dejamos anotadas tomaremos el librito Efemérides
del año del nacimiento y en las planas indicadas con el título "Declinación de los
Planetas" veremos una columna (la segunda de izquierda a derecha), en cuya cabecera
hay las letras H. S. (Hora Sideral.) Como la hora del nacimiento es la 2:23
de la mañana del día 2 de agosto, el mediodía previo es, sin duda alguna, el del
día 1º de agosto de 1909 y por lo tanto, la hora marcada en la columna H. S. de
las Efemérides para el año 1909, el día 19 de agosto, es la que tomaremos como
punto inicial para las operaciones aritméticas.
Allí veremos, que la Hora Sideral en Greenwich a las 12 del día 19 de agosto
de 1909, eran las 8:37 minutos, que escribiremos en disposición para operar
con las correcciones y cálculos subsiguientes:
Obsérvese, pues, que solo hemos hecho operaciones de sumar, pero es
debido a que la longitud o lugar del nacimiento (Chicago) está al Oeste de Greenwich.
Si el niño hubiera nacido a los 88 grados de longitud Este, la operación primera
hubiera tenido que ser de restar, o sea, ir substrayendo, por la corrección
indicada, lo que falta al Sol para llegar a Greenwich.
Si el niño hubiera nacido el día 2 de agosto a las 2:15 A. M. en latitud 42°
Norte, pero en los 88° de longitud Este, la H. S. s ería la siguiente:
Para las personas acostumbradas a calcular les son familiares los números
complejos y por lo tanto no tendrán ninguna dificultad, pero pudiendo ocurrir que
alguno de mis lectores no lo estuviese, me creo en el deber de aclarar como se
ejecuta la operación de sumar o restar números complejos, que son números de la
misma especie, pero no homogéneos y que no están subdivididos decimalmente
hablando. Ejemplo: Queremos sumar 24 horas 23 minutos, con 8 horas 53 minutos
y 75 segundos, y diremos así, empezando por las de orden inferior: 75 segundos
es 1 minuto y 15 segundos. Anotamos en la columna de los segundos 15, el
minuto lo sumamos a los 23 minutos, y tendremos 24, más 53 de la segunda suma
serán 24 + 53 = 77 minutos; pero como quiera que la hora solo tiene 60 minutos,
anotamos en esta columna de los minutos los 17 que sobran, y los 60 minutos, o
sea, una hora, la pasamos a su lugar mentalmente y decimos 1 + 24 + 8 = 33
horas.
Ahora bien, como el día solo tiene 24 horas, restamos 24 de las 33 que nos
resultan y obtendremos un resto de 9 horas. Con estas 9 horas no se puede hacer
otra cosa que saltar al día siguiente y si estábamos en el día 2 de agosto, con estas
nueve horas de exceso, tendríamos las 9 de la mañana (A. M.) del día 3 de
agosto.
Si hubiéramos tenido que restar, no tendríamos más que decir: De 24
horas, 23 minutos, quitamos 8 horas, 53 minutos 75 segundos, y procediendo las
operaciones de resta: 75 segundos de la segunda cantidad, o sea, el substraendo,
y como en la otra no hay segundos, los tomamos de los minutos, y como un minuto
son 60 segundos, y como tenemos 75 segundos, no tenemos suficiente y debemos
tomar dos minutos, o sean 120 segundos. De 75 a 120 van 45 segundos,
escribimos 45 en su columna, y pasamos a los minutos, pero con la advertencia
de que ya en la primera cantidad (o minuendo), no tenemos 23 minutos, sino 21,
por los 2 que hemos dado a los segundos. Ahora diremos, 53 minutos contra 21
no puede ser, porque son más, y entonces pedimos prestada una hora, o sean, 60
minutos de diferencia, lo que escribimos en su columna correspondiente. Nos
quedan las horas y decimos de 8 a 23 (una menos, que tomamos para los minutos)
y nos darán este resultado de 15 horas, o sea, como sigue:
La diferencia de
Como quiera que las casas están gobernadas por la latitud, utilizaríamos las
mismas Tablas de Casas que para el niño nacido en Chicago.
Con esta hora sideral vamos a buscar a ese otro librito astrológico llamado
Tablas de Casas, el horario correspondiente a los 42 grados de latitud Norte (si
fuera latitud Sud sería invertido) y buscamos esta Hora Sideral conseguida, o en
su defecto la más próxima, y con esta calcularemos la colocación de los planetas.
En ella buscamos en sus diversas columnas encabezadas con Hora Sideral,
nuestra hora del nacimiento: 23-3-23. La más próxima es la 23-4-46, y enfrente
de esta hora sideral encontraremos los grados de los signos que deben ponerse
en el horóscopo.
En la primera columna y bajo la latitud 42° Norte, al lado de la Hora Sideral
23-4-46, vemos la cifra 15, encontrando al principio de la columna el signo Piscis y
debajo el número 10, lo cual significa que los 15° de Piscis a la Hora Sideral en
que nació el niño estaban sobre el punto de nacimiento, en el cenit del firmamento,
o sea, como indicamos anteriormente la 10ª casa de la división de la Tierra. A la
derecha del 15 y en la columna del 11 vemos 20 y más arriba el signo de Aries, y
diremos que los 20° de Aries estaban sobre la cúspi de de la 11ª casa. Corriendo a
la próxima columna leeremos 1 y en el renglón superior vemos el signo de Géminis,
y haciendo caso omiso del signo de Tauro que está en la parte superior, pondremos
en la cúspide de la 12ª casa 1º y el signo de Géminis.
La columna inmediata corresponde al Ascendente, o sea, la 1ª casa, y en
ella vemos 8:10, y a mitad de la columna el signo de Cáncer, y desechando el de
Géminis que es el que está en la parte superior, porque siempre se toma el signo
más inmediato en el sentido de arriba para abajo, pondremos enfrente del
radio de la 1ª casa que representa el Este, el signo de Cáncer y la numeración de
8° 10, lo cual quiere decir que en el momento del n acimiento se hallaba saliendo
por el lado de Levante, el cortejo estelar por los 8 grados y 10 minutos de Cáncer.
La columna de la derecha corresponde a la 2ª casa y vemos allí marcado 27 y el
signo de Cáncer arriba; ponemos este signo y el grado 27 en la cúspide de la 2ª
casa, y pasamos a la última columna de la derecha, en la que hay el número 19 y
arriba el signo de Leo, y decididamente lo anotamos en el gráfico de nuestro
horóscopo y en la casa 3ª.
Una vez hecho esto tenemos cubiertas 6 casas, y como son 12 las casas,
nos faltarán 6 todavía. Esta operación es sumamente fácil, pues se reduce a poner
en ellas los signos y grados opuestos a los que ya tenemos marcados, o sea, como
sigue:
Hemos dicho que en la 10ª casa había el grado 15 de Piscis, pues en la 4ª
pondremos el grado 15 de Virgo; en la 11ª casa hay el grado 20 de Aries, pues en
la 5ª pondremos el grado 20 de Libra; en la 12ª casa está el grado 1 de Géminis,
pues en la 6ª pondremos el grado 1 de Sagitario; continuando vemos en el Ascendente
o la casa 1ª el grado 8:10 de Cáncer, pues en la 7ª debemos poner 8:10 de
Capricornio; en la 2ª casa tenemos el grado 27 de Cáncer y entonces para la 8ª
corresponderá su opuesto, o sea, el grado 27 de Capricornio también, y por último,
y como en la casa 3ª está el grado 19 de Leo, pondremos el grado 19 de Acuario.
Para que mis queridos lectores se den cuenta exacta de esto de los signos
opuestos, a continuación los dispongo en forma que lo aclara:
Esta clasificación se hace partiendo de la base de considerar el principio del
Zodíaco, cuando el Sol entra en la primera parte del primer grado de la constelación de Aries. 
En cuanto a los grados es natural que estando dividido el Zodíaco en 12 partes iguales de 30 grados cada una, todos los grados estarán enfrente precisamente de los mismos grados de su signo opuesto. Es decir, el primer grado de Aries estará enfrente del primer grado de Libra; los 10 grados de Tauro enfrente de los 10 grados de Escorpión; los 30 grados de Virgo, estarán enfrente de los
30 grados de su signo opuesto, que lo es, como ya lo indica la tabla anterior, el
signo de Piscis. Una vez hecho esto, vemos que todas las cúspides están cubiertas, pero
debido a la inclinación de los ejes de la Tierra, algunos de los signos pueden quedar
interceptados entre dos cúspides; por lo tanto, es necesario ver si todos los 12
signos están en el horóscopo antes de proseguir más adelante. Contando desde
Aries observamos la presencia de Génesis, faltando, por consiguiente, Tauro, y en
consecuencia, lo ponemos en su lugar debido, o sea, entre Aries y Géminis.
Cuando cualquier signo está interceptado, su opuesto también lo está.
Así, pues, podemos colocar Escorpión en el lugar opuesto de Tauro, es decir, entre
Libra y Sagitario.
Ahora podemos ver que todos los 12 signos del Zodíaco están colocados
en el horóscopo, con la particularidad de que los signos Cáncer y Capricornio ocupan
cada uno de ellos dos cúspides. Ya lo tenemos completo en cuanto hace referencia
a la colocación de los signos en su posición relativa a las casas, o sea, lo
más lejos que podemos llegar a estas alturas. Así, pues, abandonaremos aquí
este horóscopo para calcular el de otra persona nacida en la misma ciudad de
Chicago, pero 6 horas después, es decir, a las 8:15 A. M. del día 2 de agosto de
1909.
Primeramente tenemos que hallar la Hora Local verdadera del nacimiento.
Como en el anterior, sumamos 8 minutos a la hora marcada por el reloj, es decir,
8:15 A.M.; y de este modo tendremos las 8:23 A.M., la cual es la hora local verdadera
del nacimiento.
La regla dictada para hallar la Hora Sideral en la hora y lugar del nacimiento,
requiere que procedamos del modo siguiente:
Para aclarar la operación de "substraer el ciclo de 24 horas”, debemos
decir que como solo hay 24 horas en un día, es necesario substraer 24 horas en
los casos que haya más de este número y operar con el resto, que en el presente
vemos que es de 5-4-23, que indica la Hora Sideral en Chicago en el momento de
nacer. Esta hora, o la más próxima, la buscamos en la Tabla de Casas en la latitud
de Chicago, que sabemos es la de 42° Norte.
La hora más cercana es la de 5-3-29, y en la línea de ella tenemos los grados
de las diferentes cúspides de nuestras casas. En la próxima columna de la
derecha de la Hora Sideral vemos la cifra 17 y en la parte superior de la misma
columna el signo de Géminis y el número 10. Por lo tanto, colocamos el signo
Géminis y el grado 17 en la cúspide de la 10ª casa.
En la columna inmediata de la derecha hay el número 21, y arriba de la columna
el signo de Cáncer y el número 11, que como en el caso anterior nos muestra que debemos
poner en la cúspide de la casa 11ª el signo de Cáncer y el grado 21.
Pasamos a la otra columna hallando la cifra 22 y arriba el signo de Leo y el
número 12, de modo que ponemos en la casa 12ª el grado 22 y el signo Leo.
La columna más ancha marcada con Ascendente tiene el signo de Virgo en
la parte superior y las cifras de 18:56 en la línea de la Hora Sideral, de forma que
ponemos el signo de Virgo y los grados 18:56 sobre la cúspide de la casa 1ª, que
conocemos también con el nombre de Ascendente.
Pasando a la columna inmediata y hacia la derecha, observamos la cifra 14.
Veremos, asimismo, que el signo de Libra está por encima de esta línea, pero debemos
advertir que está antes de llegar a la parte superior y, por consiguiente,
desechando el signo que hay allí, pero tomando la cifra, tenemos datos suficientes
para saber como cubrir la parte próxima del horóscopo, a saber que debemos poner en la cima
de la casa 2ª el signo de Libra, que es el más cercano a la línea
horizontal de la Hora Sideral que seguimos, y los grados 14 de este signo.
En la última columna de la derecha vemos la cifra 13 y también un signo del
Zodíaco antes de llegar arriba del todo, que es el de Escorpión; así que colocamos
los grados 13 y el signo de Escorpión en la cúspide de la casa 3ª.
Ahora ya tenemos cubiertas con los signos correspondientes seis de las
doce casas, y procediendo en la forma dicha, colocamos los signos opuestos y los
mismos grados de estos signos en las otras seis casas, en esta forma: El signo
opuesto de Géminis es Sagitario, y en consecuencia, en la casa 4ª ponemos el
signo Sagitario y los 17 grados de él. Enfrente de Cáncer 21 que está en la casa
11ª ponemos los 21 grados y Capricornio en la 5ª, Enfrente de Leo 22, situado en
la 12ª situamos Acuario y sus 22 grados en la casa 6ª. La parte opuesta al Ascendente
es la 7ª casa, y por consiguiente, ponemos en esta el signo opuesto al que
está en aquél, que es Virgo, o sea, el signo de Piscis y los mismos grados 18:56.
Enfrente del signo Libra y 14 grados que tenemos en la segunda casa, colocamos
en la octava el signo Aries y 14 grados, y, por último, enfrente de Escorpión 13 de
la tercera casa, colocamos en la novena el signo Tauro y también los 13 grados de
él.


Llegados aquí, todas las casas están cubiertas y comenzamos a contar los
signos para ver si están señalados todos o si es necesario el colocar alguno que
pueda estar interceptado. Empezaremos, pues, a contar por Aries, y veremos que
todos los doce signos del Zodíaco están presentes y, por lo tanto, en estado completo
hasta el punto a que hemos llegado y, en consecuencia, decidimos dejarlo
así por el momento.